• Home
  • Mail
  • Mapa web

Los niños

 

Queremos devolverles la esperanza.

La mayor parte de los niños de Morning Tears tienen un progenitor que mató al otro. El restante es ejecutado o permanece 21 años en prisión. En ambos casos sus hijos se enfrentan a un fuerte dolor emocional.

Si el progenitor restante murió o no puede ocuparse del pequeño, Morning Tears intenta encontrar una solución para el niño en los círculos familiares. Sin embargo, a menudo nadie desea aceptarlo, ya sea por prejuicios o por razones económicas. El dolor de ser rechazado se suma al trauma de perder a los padres.

Su mundo se hunde.

Hay miles de niños en esta situación en China
En Morning Tears luchamos por sus derechos. Les ofrecemos un hogar donde puedan sentir todo el cariño que se les ha negado. Porque nosotros sí creemos en su futuro.

Sus problemas.

Traumas o dolores emocionales causados por la pérdida de los padres.
Los problemas psicológicos y emocionales a los que hacen frente, muy a menudo, los perjudican gravemente. La detención de un padre les causa miedo, confusión y pánico. Antes y durante el proceso, los niños sienten ansiedad y frustración. En el momento de la condena hay desesperación y desamparo. En el encarcelamiento inicial o a la hora de la ejecución, el niño experimenta el abandono, el estigma y el resentimiento.

Traumas causados por el abuso o la negligencia hacia los niños.
Cuando un progenitor mata al otro, evidencia, en la mayoría de casos, que existía violencia doméstica en la familia. A menudo, los niños han estado sufriendo abusos o han sido testigos de cómo golpeaban a su madre. Un gran número de niños ha sufrido abuso sexual, mientras que otros fueron desatendidos.

Estigmas y prejuicios.
En China existe la creencia de que los hijos de presos están malditos, son niños portadores del infortunio. No tienen ningún futuro ni esperanza, su destino es acabar siendo ladrones y criminales como sus padres. Este penoso estigma perdurará durante toda su vida. Las consecuencias para su autoestima y la confianza en los demás son dramáticas.

Problemas de salud.
Los problemas emocionales severos tienen un impacto en el cuerpo. Muchos niños están por debajo de su peso cuando llegan a los centros de Morning Tears. Su sistema inmune es débil y tienen con frecuencia heridas causadas por el abuso, las peleas o la auto-lesión.

Gobierno/administración.
Muchos de los menores no tienen los documentos administrativos que les dan derecho a entrar en escuelas o a obtener los papeles de identidad. Carecen de personalidad jurídica y algunos de ellos son inexistentes para la administración. Como consecuencia no se les reconoce ningún derecho.

 
© 2017 Morning Tears