• Home
  • Mail
  • Mapa web

Lo que no somos

La organización Morning Tears se adhiere a una serie de principios clave para el desarrollo y en la realización de su labor solidaria:


Morning Tears no es una organización religiosa.


Como organización, nosotros no llevamos a cabo nuestro trabajo a causa de motivos religiosos y no nos identificamos con ningún credo institucionalizado específico. La única motivación de nuestro trabajo es ayudar a los niños. No usamos nuestro trabajo para llevar la palabra de ningún Dios. Sin embargo, Morning Tears respeta todas las religiones y culturas. Las religiones pueden ser de ayuda en el restablecimiento del marco ético de los niños que sufrieron el encarcelamiento de sus padres. La religión puede dar indicaciones claras sobre lo que es bueno y malo. Del mismo modo, Morning Tears aprecia el trabajo que las organizaciones religiosas han hecho por los hijos de condenados en los países en vías de desarrollo. Hasta el momento han sido los únicos que se han hecho cargo de nuestro grupo objetivo en las zonas más deprimidas del mundo.

Morning Tears no es una organización política.


Morning Tears no está afiliado ni asociado con ningún tipo de partido político, ni está a favor de los movimientos anti-gubernamentales, ni de cualquier otro grupo de interés. Morning Tears no expresa ni desarrolla opiniones sobre cuestiones políticas distintas de las políticas relacionadas con la protección de los hijos de condenados. Tampoco interfiere con el sistema judicial de los países. Todas las personas relacionadas con la organización mantendrán siempre su neutralidad. Morning Tears sólo acepta la financiación de grupos de interés político si existe un claro entendimiento común de que el grupo no ponga abiertamente en peligro la neutralidad que nos caracteriza.

Morning Tears no sólo es únicamente 'para', sino también 'de' los hijos de los reclusos.

Morning Tears no es sólo un movimiento compuesto por personas dedicadas a asistir a los hijos de condenados. También es una organización compuesta en parte por hijos de condenados. Las voces de los niños han penetrado profundamente en Morning Tears a través de nuestro continuo trabajo de nivel de base con los niños. Estamos atentos a sus necesidades. Comunicamos sus problemas y aprendemos de ellos y con ellos. En nuestro cuerpo de voluntarios tenemos y damos la bienvenida a las personas cuyos padres son o han sido encarcelados. Son grandes defensores de nuestros intereses. Sólo juntos podemos reconstruir mundos.

 
© 2017 Morning Tears